renunciarbanner

Dejar un puesto laboral estable que tal vez haz tenido años ocupando y donde posiblemente los ingresos que te ha generado han sido de provecho, resulta siempre una difícil decisión y más aún cuando tenemos tantas dudas o inseguridades sobre si ese proyecto de emprendimiento que tenemos pensado realmente nos ofrecerá la independencia y solvencia económica que deseamos.

Hace dos años renuncié a empresa donde estuve 7 años, 5 como  becario y 2 ya como profesional en nómina, lo que me motivó a salir de la rutina laboral, no era el tema económico ni tampoco las horas diarias de trabajo, siempre he tenido disciplina para manejar esas cosas.

En mi caso lo que me motivó a renunciar fue haber conseguido clientes externos, los cuales me podían facilitar mayores retos, en aquel entonces cuando inicie ganaba apenas $50 al mes sin embargo era casi el cuádruple de lo que obtenía en la otra empresa en el 2016, nunca había tenido acceso a ese tipo de pagos hasta ese momento y fue allí donde mi mentalidad empezó a cambiar.

Ese cambio de mentalidad llegó cuando entendí la importancia de conectar con personas de diversas culturas para realizar varios tipos de trabajo y obtener ganancias en otras divisas, pienso que por fin puede tener esa satisfacción de trabajar y ser bien pagado, algo que en una empresa venezolana es difícil de sentir. Antes de renunciar trabajé también en diversos portales como Fiverr.com y Upwork.com de hecho actualmente continuo en ellos, son fuentes secundarias de trabajo, en lo que respecta al mundo freelance valerse de estos sitios es muy buena opción porque puedes conocer todo tipo de personas, y trabajar en cosas que no tendrías la oportunidad en una empresa normal.

Sí estas considerando la idea de renunciar para emprender posiblemente te sientas identificado con la siguiente interrogante: Renunciar a mi trabajo fijo… ¿buena idea o una locura? Pues, en este artículo te mencionaré 4 variables que debes tomar en cuenta si tu propósito es iniciar un negocio estable y rentable dentro del mundo del emprendimiento sin sentir que fracasaras en el intento.

Experimentar antes de iniciar:

Lo ideal antes de decidir dejar tu lugar de trabajo para emprender es haber experimentado previamente dando pequeños pasos en ese negocio que no te obligue a dejar tu empleo, por ejemplo: si tus habilidades tienen que ver con marketing en tus ratos libres podrías, ofrecer tus servicios, buscar clientes, evaluar el mercado. Así ganarías mayor seguridad antes de tomar la decisión final. Todo el mundo aconseja que tengas un perfil de Instagram y empieces a publicar (ojalá fura tan fácil), en mi caso cuando abrí mis perfiles de redes no logré conectar con el público ni tampoco conseguir ventas, porque obviamente estaba acostumbrado a que todo me lo consiguieran en mi puesto de trabajo normal.

En estos casos lo mejor es asesorarse para caer en frustración, así mismo lo que me resultó mejor fue abrir cuentas en portales de trabajo freelance, donde paulatinamente fui adquiriendo experiencia, escalando posiciones y comprendiendo muco más el idioma ingles que es el nativo de los portales freelance.

El Plan de negocios. Una Brújula infaltable: 

No se trata simplemente de renunciar, también implica tener a la mano un plan de operaciones donde detalles de forma organizada los objetivos que conformaran tu negocio de emprendimiento donde por lo general se destacan varios aspectos claves por ejemplo: producto o servicio a ofrecer, recursos, público al que está dirigido, inversión. Un plan de negocios puede ayudarte  a evitar  tomar decisiones impulsivas y te otorga firmeza a donde te dirijas.

Fortalezas y debilidades. Mi FODA personal:

Así es, tal como se lee… un FODA personal, no es más que tener claras aquellas fortalezas y debilidades que me caracterizan como futuro emprendedor, sé honesto contigo mismo sobre aquello que haces bien y aquello que debes mejorar. Quizás te des cuenta que necesites mejorar alguna habilidad o tal vez buscar un socio para complementar, todo depende del propósito que quieras alcanzar y del reconocimiento de tus características internas.

Invertir para arriesgar y ganar:

Cuando hablamos de invertir no solo nos referimos a los gastos económicos que pueden generar el emprender desde cero sino también del tiempo que se necesite para alcanzar aquellos objetivos propuestos en nuestro plan de negocios. Es esencial que hagas proyecciones realistas de gastos posibles y contar con un capital para ello y a su vez definir cuanto tiempo puedes mantenerte financieramente mientras vez los frutos de tu emprendimiento.

Renunciar a algo que nos da satisfacción de ninguna manera será fácil por lo cual es válido tener temor y dudas,  por eso es muy importante no dejarse llevar por las emociones y antes de tomar cualquier decisión asegúrate de tener un modelo y planificación de lo que deseas emprender.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *